Las claves del “naming”: Diseccionando “Andalucía”