Los contenidos online se han convertido en la nueva religión de los Millennials